Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

Vitamina e

La vitamina E, tu mejor aliada para la piel

Publicado: 16 diciembre, 2020 - Actualizado: 30 abril, 2021 | 4'

Los cambios bruscos de temperatura pueden afectar al estado de nuestra piel. Por ejemplo, durante el invierno, está sometida al frío de la calle, el calor de la calefacción en casa o en el trabajo, factores meteorológicos como el viento… Además, este 2020 se suma el tener que llevar mascarilla, provocando un roce continuo y la creación de un microclima en la piel de la cara al que no estamos habituados.

El conjunto de estos factores favorece que la epidermis esté más sensible, sobre todo en invierno, por lo que es muy importante mantener el cutis bien cuidado para evitar que sufra.

En este sentido, la vitamina E es un gran aliado para la piel, principalmente gracias a su poder antioxidante. Las propiedades de esta vitamina, también conocida como tocoferol, contribuyen a la reducción del estrés oxidativo, el cual está estrechamente vinculado con el envejecimiento celular prematuro. Otra ventaja que presenta la vitamina E es que es liposoluble, es decir, que se disuelven en grasas, lo que hace que su absorción a nivel del intestino sea más fácil. Además, es posible encontrarla en gran cantidad de alimentos.

¿Para qué sirve la vitamina E? Sus propiedades en el organismo

Según la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, la vitamina E es la vitamina principal en cuanto a propiedades antioxidantes se refiere, puesto que protege a las células del daño oxidativo ocasionado por los radicales libres. Gracias a ello, su influencia en los tejidos de la piel puede ayudar a combatir los signos de la edad y del envejecimiento celular prematuro.

Tal como mencionamos, la vitamina E también es denominada tocoferol, pero existen diferentes clases de tocoferol, siendo el más bio-potente el α-tocoferol.

De forma general, no es común en las personas que se produzca una falta de vitamina E puesto que se puede ingerir a través de la dieta en múltiples alimentos. Su presencia debido a su protección antioxidante ejerce efectos positivos sobre células y tejidos que conforman los sistemas muscular, cardiovascular y neurológico.

Antioxidante frente al daño oxidativo

Los radicales libres son aquellos de los que se obtiene la mayor parte de la energía, sin embargo, cuando estos a lo largo del tiempo se van acumulando de forma gradual, se produce el envejecimiento celular prematuro. El estrés oxidativo se produce cuando se da un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes, lo que perjudica el ADN y altera las funciones de las células en órganos como la piel.

En esto, la actividad que desempeña la vitamina E es muy importante, ya que sus propiedades antioxidantes contribuyen a la protección de las células del cuerpo contra el daño oxidativo y la excesiva producción de radicales libres.

Utilidad de la vitamina E para la piel

Precisamente por su acción antioxidante, la vitamina E es de especial relevancia en la piel, ya que puede favorecer la integridad de las células que conforman la piel, especialmente en la epidermis.

Juega un importante papel en la protección de factores que dañan la piel como la radiación nociva de los rayos del sol o la contaminación medioambiental. Esta acción indudablemente ayuda a la protección del tejido localizado en la epidermis, en la conservación de sus propiedades de firmeza y humectación.

La epidermis es afectada por múltiples acciones internas y externas, que pueden alterar su estructura debido a la acción de los radicales libres, que pueden causar arrugas, estrías, entre otros. El uso de la vitamina E puede ayudar a combatir el estrés oxidativo de estas situaciones, facilitando el mantenimiento de la estructura de la piel.

Vitamina e para la piel

Alimentos con vitamina E

La vitamina E puede encontrarse presente en una gran cantidad de alimentos, por lo que es importante llevar una dieta saludable para estar correctamente nutridos de esta vitamina. Además, al ser una vitamina liposoluble, su combinación con una pequeña cantidad de grasa hace que esta pueda ser absorbida correctamente.

  • Aceites vegetales: esta vitamina se encuentra principalmente en aceites como el de germen de trigo, el aceite de oliva, el de canola o de girasol. De hecho, según la Fundación Española del Corazón, el aceite de oliva virgen o virgen extra es idóneo para proteger del daño oxidativo por su contenido en este nutriente.
  • Frutos secos: almendras, pipas de girasol, nueces, avellanas o piñones son productos ricos en tocoferol.
  • Verduras: principalmente aquellas de hoja verde, como son el brócoli, las espinacas o las acelgas.
  • Cereales, margarina y lácteos.

Cantidad diaria recomendada de vitamina E

La European Food Safety Authority (EFSA) establece que los valores de ingesta diarios de la vitamina E, en forma de α-tocoferol, está en los adultos en 11 mg en mujeres y 13 mg en hombres, con un valor máximo permitido para ambos de 300 mg/día.

Vitamina E en complementos alimenticios

La vitamina E, como ya hemos visto, es fundamental para nuestro organismo y es importante seguir una dieta variada y saludable que incluya este nutriente esencial.



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS