Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

El rol de la Vitamina D en nuestra salud pulmonar

Publicado: 12 noviembre, 2020 | 3'

Durante los meses más fríos del año, las vías respiratorias pueden verse afectadas debido a la humedad y los cambios de temperatura tanto en niños como en adultos.

La vitamina D, entre otros nutrientes, juega un papel significativo para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Además de su importante rol durante la etapa de crecimiento en niños y el mantenimiento de huesos y dientes, también es necesaria para el normal funcionamiento del Sistema Inmune, el cual actúa frente a agentes extraños.

La vitamina D, también es conocida como “la vitamina del sol”, puesto que su síntesis depende en gran medida de la luz solar. Precisamente por esta razón, sus niveles se ven afectados por la falta de exposición solar, la estación, el estilo de vida o la latitud, entre otros factores.

vitamina del sol

Los niveles de vitamina D durante el invierno

Recientemente, se ha descubierto la relación directa entre los niveles de vitamina D y la acción del Sistema Inmune en las vías respiratorias frente a agentes extraños. Por tanto, unos niveles adecuados de esta vitamina tendrán que ver con una buena función pulmonar.

Durante los meses invernales, se reduce nuestra exposición al sol y, por tanto, disminuye la producción de vitamina D en nuestro organismo. Debido al papel que esta ejerce en el sistema inmune, esta podría ser una de las razones por las que nos podemos ver afectados con mayor frecuencia por episodios en las vías respiratorias en la época de frío.

Función inmune, pulmones y vitamina D 

Junto con su importante papel en los huesos, la vitamina D contribuye a la normal función inmunológica. Su actividad la ejerce sobre el sistema inmune innato, las células de defensas naturales, las proteínas, ayudando así al buen funcionamiento del sistema inmune frente a posibles agentes microbianos. 

En las vías respiratorias, la vitamina D puede modular los mecanismos de defensa, específicamente el reflejo de la tos, la secreción de moco por parte del tejido que recubre los bronquios, ayudando a mantener la integridad del tejido pulmonar.

Además de los efectos positivos de la vitamina D sobre la función inmune innata, también los ejerce sobre la respuesta inmune adaptativa, que es la encargada de activar las células responsables del reconocimiento de agentes extraños inhalados a través de las vías respiratorias.

La mucosa respiratoria, es una zona húmeda que funciona como “una red y filtro” frente a agentes extraños, tales como los microbios. Esta mucosa es rica en elementos inmunes vigilantes de la integridad del tejido pulmonar.

La vitamina D participa en el mantenimiento de esta integridad de la mucosa, ayudando en el proceso de eliminación de agentes extraños. 

Capacidad pulmonar en el rendimiento deportivo

Junto a su papel en la función inmune dentro del sistema pulmonar, la vitamina D también puede tener relación con el funcionamiento de este sistema en cuanto al rendimiento físico.

Recientemente, se han realizado estudios en los que se ha observado que la suplementación con vitamina D está asociada a la función pulmonar y potencia muscular. Concretamente, uno de los estudios publicado en la revista Nutrients realizado en personas jóvenes que fueron suplementadas con vitamina D3, dio como resultado una mejor respuesta adaptativa del cuerpo al entrenamiento y, por tanto, un efecto positivo en la estructura pulmonar y función muscular en cuanto a fuerza y eficiencia.

Así, unos niveles adecuados de esta vitamina tienen relación con la regulación de oxígeno en las arterias y de flujo sanguíneo en los músculos, además de absorción y consumo de oxígeno de estos últimos.

Dónde encontrar vitamina D

Unos niveles adecuados de vitamina D tendrán que ver, por tanto, con el mantenimiento normal de nuestra función inmunológica y también en la capacidad física en personas jóvenes. 

Para ello, es importante la exposición solar, que nos permita la síntesis de esta vitamina, y asegurarnos de incluir en nuestra dieta alimentos ricos en esta vitamina como el pescado azul o la yema de huevo.

Además de a través de estos alimentos, también podemos encontrar la vitamina D en suplementos alimenticios que la contengan. Los niveles diarios mínimos recomendados en adultos, según la EFSA, son de 600 UI.



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS