Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

¿Tienes la piel mixta o grasa? Te contamos tu rutina diaria ideal

Publicado: 21 diciembre, 2020 | 5'

Cada piel tiene sus propias características y es importante detectar y conocer el tipo de piel que se tiene para que podamos tratarla de forma acorde a las necesidades que presenta y con los productos más adecuados a ella.

Tipos de piel

A rasgos generales, existen cuatro tipos de pieles:

  • Piel normal, la cual suele ser tersa, con poros poco visibles y tono uniforme.
  • Piel seca, cuyo aspecto es más áspero y tirante.
  • Piel grasa, que, como su nombre indica, presenta exceso de grasa y tiene brillo.
  • Piel mixta, que es la más frecuente, pues está a medio camino entre la normal y la grasa, ya que la zona T (frente, nariz y barbilla) presenta más signos de grasa, sin embargo, el resto de las zonas, como las mejillas tiende más a la piel normal o incluso seca.

Además, con el paso del tiempo la piel va cambiando. Por ejemplo, en la adolescencia suelen ser más comunes los casos de acné, sin embargo, conforme se cumplen años la piel tiende a estar más seca.

De igual forma, para lucir una piel saludable, es recomendable seguir unos hábitos de cuidados faciales de forma constante. Especialmente en el caso de tener la piel grasa o mixta, esta rutina debe enfocarse principalmente a la limpieza facial. También es importante atender cuidadosamente a las propiedades y formulación de los productos que se utilizan, para que estos actúen con solvencia y sin introducir más grasa a la piel.

¿Por qué tengo la piel grasa?

Presentar una piel grasa está causado principalmente por los genes y las hormonas. De hecho, el estudio “The Influence of Genetics and Environmental Factors in the Pathogenesis of Acne: A Twin Study of Acne in Women” confirma que la heredabilidad del acné tiene un porcentaje que se encuentra el 50 y el 90% de los casos.

No obstante, también existen otras causas que pueden afectar a que la piel sea grasa como el estrés. Esto se debe a que, en épocas de tensión o nerviosismo, los niveles de cortisol pueden aumentar, y una consecuencia de ello podría derivar en exceso de grasa en la piel o aumento del acné.

Por otra parte, la piel se enfrenta de forma diaria a determinados factores externos que pueden causar efectos sobre ella. Uno de ellos es la contaminación ambiental, pues este tipo de partículas pueden obstruir los poros, afectando la barrera de la piel. Igualmente, la sequedad en el ambiente también genera un efecto que hace que la piel genere más sebo para frenar la pérdida de lípidos.

La alimentación también juega un papel importante. Llevar una alimentación equilibrada es importante en todos los aspectos del organismo y, por tanto, para nuestra piel. Según un estudio de la revista Nutrición, los hábitos alimenticios pueden producir desequilibrios en la piel. De igual forma, el tabaco es una sustancia que favorece que los folículos se obstruyan, lo que impide que la piel pueda oxigenarse adecuadamente ocasionando afectaciones cutáneas.

¿Cómo sé si tengo la piel mixta o grasa? ¿En qué se diferencian?

Aunque tienen ciertos aspectos en común, la clave para diferenciar entre la piel grasa y mixta está en fijarse en determinadas zonas de la cara.

Cuando la piel es propensa a ser grasa, el problema suele residir en los poros. En este caso, los poros tienden a estar dilatados. Además, el aspecto facial suele tener brillos y rojeces localizados por diversas zonas. También suele presentar puntos negros y granos.

En cuanto a la piel mixta, presenta rasgos de la piel grasa, pero también de la piel seca. Por lo tanto, es una combinación entre ambas. La zona donde es grasa sería principalmente la frente, la nariz y la barbilla. En la parte de las mejillas y el contorno de ojos la piel es seca.

Rutina de piel diaria

Rutina diaria para el cuidado de la piel grasa/mixta

En estos tipos de piel, las rutinas de cuidado facial buscan controlar el exceso de sebo y están enfocadas en la limpieza, ya que su papel es crucial para ayudar a eliminar las partículas sobrantes y corregir la cantidad de grasa. Para ello, es importante tener constancia siguiendo una rutina compuesta de: limpieza, tonificación e hidratación.

Paso 1. Limpieza dos veces al día

La limpieza diaria es imprescindible, pues se encarga de eliminar las células muertas que se acumulan en la piel, y se debe realizar tanto si se utiliza maquillaje o no. Además, se recomienda realizarla dos veces al día (por la mañana y antes de irse a dormir), con agua tibia y con productos libres de jabones agresivos que puedan afectar el estado de nuestra piel.

Paso 2. Aplica un tónico para eliminar impurezas

Después de la limpieza, aplica un tónico específico para piel grasa o piel mixta, ya que se encargan de absorber los lípidos y polímeros de los poros, además de cerrarlos para evitar que entre suciedad.

  • MARNYS® Argeloe es ideal para completar la limpieza diaria de tu piel gracias a su combinación única de plata coloidal y Aloe Vera que deja la piel suave, hidratada y protegida. Se puede utilizar a modo de tónico para eliminar impurezas y bacterias que provocan acné.

Paso 3. Hidrátate con productos específicos para piel grasa o mixta

Como último paso de una rutina facial para cualquier tipo de piel, es recomendable hidratarla utilizando productos que actúen sobre el sebo sin resecar en exceso, en el caso de las pieles grasas y mixtas.

  • El Aceite de Jojoba MARNYS® está especialmente indicado para el cuidado de este tipo de piel, puesto que reestructura el equilibrio graso de la piel, hidratando en profundidad pero sin dejar residuo graso.

¿Tengo que hidratar mi piel si la tengo grasa?

Existe el concepto erróneo de que las pieles grasas no deben ser hidratadas. Sin embargo, el proceso de hidratación de la piel ha de realizarse siempre, ya que a pesar de tener una piel grasa, esta también puede deshidratarse. De hecho, una piel que no está adecuadamente hidratada puede dar lugar a producir más grasa debido a que las glándulas sebáceas actuarán en mayor medida.

Paso 4. Y, por último, si tienes granitos o piel con tendencia acnéica…

La piel grasa puede dar lugar a la aparición de granos o puntos negros. Además, actualmente debido a la necesidad de llevar la mascarilla este año 2020, se producen roces en el cutis que pueden desencadenar granos en la cara.

Para controlar la aparición de granos o puntos negros, existen determinados activos naturales que facilitan calmar la piel y regular el sebo.

  • MARNYS® Acniroll se trata de un roll-on para el control de granos y matificante que combina la acción del Aceite de Árbol del Té BIO para regular la cantidad de sebo en pieles acnéicas y el Aceite de Lavandín BIO con efectos calmantes.

PRODUCTOS DESTACADOS



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS