¿Tienes piel atópica? Te contamos todo sobre la dermatitis y cómo detectarla

Publicado: 23 septiembre, 2020 | 4'

Existen numerosos tipos de piel, al igual que afecciones que pueden modificar su estado. Además, el estado de la piel no es constante y a lo largo de nuestra vida podemos atravesar diferentes etapas que afecten a nuestra dermis, bien por factores internos o agentes externos.

Uno de los problemas más frecuentes en dermatología se trata de la piel o dermatitis atópica. Si sufres de esta afección, lo que te vamos a contar a continuación te interesa.

De igual forma, si crees que tu piel tiene algún grado de afectación, lo recomendable es visitar a un dermatólogo que se encargará de valorarla y encontrar un diagnóstico concreto.

¿Qué es la piel o dermatitis atópica y por qué se produce?

Para saber más sobre esta afección primero debemos conocer de qué se trata. Según la Academia Española de Dermatología y Venereología la dermatitis atópica es la “enfermedad inflamatoria crónica de la piel más frecuente en la infancia y también presente en la adolescencia y en adultos”.

Se trata entonces de un trastorno crónico que causa que la piel esté seca por diversos factores externos e internos y, como consecuencia de ello, presenta una mayor irritabilidad.

¿Qué causa esta atopía en la piel?

La dermatitis atópica es un trastorno cutáneo complejo que involucra susceptibilidad genética, disfunción de la barrera inmunitaria y epidérmica y factores ambientales. Cuando la barrera cutánea de la piel está alterada facilita la entrada de antígenos por lo que la reacción del sistema inmunológico tiende a la inflamación.

Es por esto por lo que el factor principal que causa la atopía de la piel es la predisposición genética debido a los antecedentes familiares. Esta base se puede ver alterada también por otros factores internos y externos.

Uno de los principales factores externos que afectan a la sintomatología de la dermatitis atópica es el clima. Con la llegada del invierno, las bajas temperaturas aumentan la irritabilidad de la piel, por eso, sobre todo en invierno es muy importante mantener el cuidado de la piel de manera constante. El calor también afecta negativamente, pues se produce una mayor sudoración, cambios en el pH, que puede favorecer la modificación de la flora bacteriana de la piel provocando irritación y prurito.

Brotes de eccema en la piel

Según el Servicio de Dermatología del Hospital del Mar, los eccemas son grupos de modificaciones cutáneas en las que existe una inflamación en la piel. Está caracterizado por una combinación de enrojecimiento, lesiones sobreelevadas y ocasionalmente la aparición de vesículas o escamas.

La dermatitis atópica está caracterizada por ser el tipo de eccema más frecuente, según datos de la Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios. En este sentido, la Academia Española de Dermatología y Venereología, recalca que hasta un cuarto de los pacientes que padecen dermatitis atópica durante la infancia desarrollan eccemas en las manos que se dan en diversos grados durante la vida adulta.

Dermatitis piel atopica

¿Cómo saber si una piel es atópica?

En primer lugar, cualquier signo no frecuente que pueda aparecer en nuestra piel requiere una consulta al dermatólogo. Este especialista analizará tu tipo de piel, si existe alguna afectación cutánea y proporcionará una serie de posibles soluciones.

Por esto, es muy importante estar pendientes de los cambios en la dermis o cualquier aspecto diferente que pueda aparecer en ella, así como cuidarla con productos que se encarguen de nutrirla adaptados a nuestro tipo de piel.

Aunque, como te hemos comentado, el profesional que deberá evaluar el estado de tu piel es el dermatólogo, existen una serie de indicios y características que pueden darte un primer aviso si tu piel es atópica.

Características

Las principales señales que presenta la piel atópica son la inflamación, enrojecimiento, picor, vulnerabilidad y sensibilidad de la piel. Estos se producen cuando la piel presenta una carencia de agua y/o grasa, lo que da lugar a que la piel esté más seca de lo normal y tienda a irritarse.

Cuidados para piel atópica

Como ya hemos visto, sabemos que unas de las principales manifestaciones es el picor e irritación, por tanto, debemos de tener mucho cuidado con rascarnos y con los roces ya que estas zonas de piel son bastante vulnerables y sensibles.

Para evitar esto, lo ideal es mantener la piel limpia e hidratada diariamente para ayudar a espaciar los brotes y la inflamación. Para ello, junto a la valoración de tu dermatólogo, nos podemos ayudar con productos a base de ingredientes naturales como aceites con propiedades reparadoras de la barrera cutánea de la piel y nutrirla.

Aceite seco con Espino amarillo, Neem y Comino negro MARNYS

Formulado para reparar y calmar la piel, el Aceite seco con Espino amarillo, Neem y Comino negro es un aceite vegetal natural 100% indicado especialmente para reconfortar las pieles más secas aportando hidratación y protección intensa sin dejar una sensación grasa.

Mejora el aspecto de la piel y ha sido formulado con la combinación exclusiva de aceite de oliva, aceite de espino amarillo, aceite de Neem y de comino negro, además de incienso y Vitamina E. Además, proporciona hidratación y protege la integridad de la barrera cutánea, nutriendo a la vez a la piel.

PRODUCTOS DESTACADOS



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS