Perder peso es posible

Publicado: 15 junio, 2015 - Actualizado: 23 septiembre, 2020 | 2'

Perder peso es posible, con una buena nutrición y dietética. Una alimentación saludable y la actividad física mejoran la calidad de vida durante todo el año.

Los excesos acumulados a lo largo de la época estival, del invierno con las comidas festivas, o por nuestro gusto por la comida y nuestra falta de control, nos pasan factura. Subir a la báscula y encontrarnos con que hemos engordado varios kilos puede ocurrir si no se cuenta con una rutina de ejercicios, nutrición y dietética adecuada para mantener un peso saludable.

Si aún no has sido capaz de deshacerte de esos kilos de más, los especialistas en Nutrición y Dietética nos dan las claves para alcanzar y mantener un peso saludable todo el año.

Para los especialistas es fundamental hacer cinco comidas al día, no se trata de decir "no" a la comida, sino de aprender a combinar los alimentos, reducir las cantidades y combinarlo siempre con ejercicio físico y hábitos saludables. De esta manera, se produce un equilibrio entre las calorías que se consumen y las que se queman.
Perder peso es posible

Claves de los especialistas en Dietética y Nutrición

  • No sirve realizar una dieta pobre en nutrientes, tu cuerpo se resiente y no funcionará bien. Muy importante, nunca te saltes las comidas.
  • Consume una dieta equilibrada. La proporción de vegetales, frutas y verduras debe ser mayor a la de carbohidratos. Como acompañamiento a platos muy elaborados y pesados, las ensaladas son ideales.
  • Olvídate de las bebidas carbonatadas (con gas) como los refrescos, y del alcohol durante un tiempo y bebe entre un litro y medio o dos litros de agua al día.
  • Tomar infusiones, como poleo menta o manzanilla, puede ser interesante ya que pueden producir un efecto saciante y nos ayudan a consumir más agua. No se le debe añadir azúcar y no se debe tomar infusiones laxantes sin recomendación médica.
  • Consume de 2 a 3 cucharadas de aceite de oliva al día para elaborar la comida y cena, usa limón o vinagre para las ensaladas, además de especias. Y toma verdura y hortalizas de forma libre.
  • Reduce el consumo de sal, su alto contenido en sodio hace que aumente la retención de líquidos, provocando hinchazón y mayor peso. Una manera sencilla de lograr esto es retirar el salero de la mesa para evitar tentaciones.
  • Di adiós a las grasas. Al consumir carnes procura que sean cortes magros. Las frituras y postres elaborados con manteca, margarina o mantequilla son poco recomendables. Las frutas y nueces son más fáciles de digerir y aportan nutrientes esenciales.
  • Realiza al menos 30 minutos de cualquier ejercicio físico (caminar, trotar, nadar) al día. El ejercicio físico nos ayuda a sentirnos en forma, quemar alguna caloría y mejorar el estado de ánimo. No te olvides de que somos animales diseñados para el movimiento y una vida sedentaria es nuestra condena a la obesidad y la depresión.

Recuerda: llevar una dieta equilibrada, vigilar los alimentos menos saludables y ser constantes en una rutina de ejercicios aeróbicos. Este tipo de ejercicios ayudan a quemar calorías y a aumentar la resistencia física, así como a aumentar la capacidad cardiovascular y a disminuir el colesterol malo y los triglicéridos. Unos 30 minutos diarios de ejercicio, cinco días por semana, puede ser un buen comienzo.

Fuente: Revista Salud&Aromas



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS