Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

Beneficios de la Manteca de Karité para tu piel

Publicado: 23 diciembre, 2020 | 4'

¿Quién no ha escuchado hablar alguna vez de la manteca de karité y sus innumerables beneficios? Su uso es muy común como ingrediente en cosméticos para el cuidado de la piel durante siglos, principalmente por su contenido en ácidos grasos y vitaminas.

De esta forma, se viene utilizando para la piel seca, los eccemas o picor de la piel que suele presentar la piel atópica o dermatitis, la irritación por picaduras o reacciones, y hasta cicatrices o estrías. Te contamos todo sobre ella y las propiedades que la convierten en un ingrediente estrella para suavizar, calmar y acondicionar la piel.

¿Qué es la Manteca de karité y de dónde procede?

La manteca de karité es una grasa procedente de la semilla extraída de las nueces del árbol de karité, nativo del este y oeste de África tropical. Esta semilla se muele en polvo y se hierve en agua, es entonces cuando se eleva a la parte superior del agua y se convierte en una manteca con textura similar a la mantequilla que se vuelve sólida al enfriarse y tiene un color marfil.

Propiedades de la manteca de karité

Los beneficios asociados a la manteca de karité vienen de su composición, rica en ácidos grasos, vitamina E y triglicéridos, la parte grasa de la nuez de karité, que nutre y acondiciona la piel.

Gracias a su alto contenido en ácidos grasos y vitaminas, la manteca de karité es ideal para nutrir y suavizar la piel, además de mantenerla humectada. Funciona como un emoliente y puede ayudar, sobre todo, a la piel seca y/o sensible.

  • Hidrata intensamente. Precisamente por su contenido en ácidos grasos como el ácido linoleico, oleico, esteárico y palmítico, tiene efecto hidratante inmediato, ya que la piel absorbe rápidamente estos aceites, restaurando los lípidos y manteniendo su humedad.
  • Apta para todo tipo de piel. Aunque sus propiedades sean especialmente de utilidad para la piel seca, su uso es apto para todo tipo de piel y, además, no obstruye los poros.

Además, tiene niveles significativos de vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes y protege a las células de los radicales libres oxidativos, responsables del envejecimiento.

Las propiedades hidratantes y antioxidantes del karité trabajan en conjunto para ayudar a la regeneración de células de la piel. El equilibrio de la humedad en la superficie de la piel disminuye la cantidad de células muertas, permitiendo la generación de otras nuevas en las capas inferiores.

Precisamente por esto último, puede ayudar a reducir la apariencia de cicatrices y estrías, ya que fomenta el crecimiento de nuevas células, así como la aparición de líneas finas o de expresión.

¿Cómo se usa la manteca de karité?

Por sus propiedades, la manteca de karité tiene diversos usos, principalmente en la piel, tanto en la cara como en el cuerpo, pero también se puede aplicar en el cabello. Además, tiene un muy bajo índice alergénico, por lo que está indicado su uso hasta en las pieles más sensibles y, si es pura, también en niños.

manteca de karité para chicos

Sus usos en el cuerpo y la cara

El uso de manteca de karité, tanto en la cara como en el cuerpo, puede acondicionar y suavizar la piel por sus propiedades hidratantes. De esta forma, mantiene la humedad y la barrera entre las capas de la piel y el ambiente exterior, reduciendo su sequedad.

  • Hidratante corporal. La manteca se puede aplicar directamente en la piel, incidiendo en las zonas que se encuentren más secas como en los codos, o que presenten descamación, en movimientos suaves y circulares hasta su absorción.
  • Hidratante facial. Si se utiliza como hidratante facial, es recomendable utilizarla como último paso en la rutina de cuidados de noche puesto que, por su contenido en ácidos grasos y aceites, es muy untuosa y puede dificultar la aplicación de maquillaje y que este no se adhiera correctamente a la cara. Creará una barrera suave en la piel de la cara que la mantendrá hidratada durante la noche.
  • Mascarillas caseras. Además, también se pueden preparar mascarillas caseras con este ingrediente o exfoliantes.

Los ácidos grasos de la manteca de karité se equilibran entre sí, por lo que es fácil de aplicar y se absorbe sin que la piel quede con sensación grasa.

Manteca de karité para el pelo

De igual manera que en la piel, las propiedades hidratantes y emolientes de la manteca de karité se pueden aprovechar en el cabello, especialmente en aquellos secos o dañados.

  • Evita el encrespamiento. Se puede aplicar directamente una pequeña cantidad sobre el pelo y es ideal también en aquellos cabellos encrespados o que presenten ondas o rizos, puesto que evita el encrespamiento.
  • Acondicionador natural. Se puede utilizar a modo de desenredante natural sin aclarado, ya que hace más manejable el pelo y evita el encrespamiento, o bien como acondicionador, siempre asegurándose de aclararlo bien. Si tu cabello es liso o fino también se puede utilizar de igual manera la manteca de karité como acondicionador, aunque en este caso solamente en las puntas.
  • Cuida y evita la rotura del cabello. Crea una película hidratante durante horas que protege el cabello frente a los daños, incluso del sol.

Mantecas de karité naturales y BIO de MARNYS®

En MARNYS® contamos con una gama de mantecas de karité en su línea DERMPURE, fabricadas de forma artesanal y bajo estándares de COMERCIO JUSTO y que cuentan con el sello COSMOS ORGANIC por su formulación con ingredientes BIO y de origen natural.

Todas ellas suavizan la piel y el cabello al instante, aportando ácidos grasos que ayudan a hidratar intensamente.

PRODUCTOS DESTACADOS



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS