¿Manchas en la piel? Descubre por qué aparecen y qué consejos debes tener en cuenta

Publicado: 24 agosto, 2020 | 4'

La piel es el órgano más grande del cuerpo y tiene memoria. Si la cuidamos desde nuestra juventud, la mantendremos mucho más tersa y saludable con el paso de los años.

Cuidar la piel es especialmente importante durante los meses de verano. El calor, los rayos de sol y la falta de protección pueden incidir en un envejecimiento prematuro de la piel y provocar la aparición de las temidas manchas solares. Para saber más sobre los cuidados que necesita nuestra piel, primero tenemos que conocer por qué se producen y qué precauciones podemos tomar para evitarlas.

¿Qué son las manchas en la piel y por qué aparecen?

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología, las manchas en la piel son resultado de la distribución de la melanina, así como de las células que la producen. La melanina es el pigmento que permite proteger la piel de los rayos del sol; al exponernos al sol, los melanocitos se encargan de producir más melanina.

Una de las principales causas de la aparición de manchas es debido a la exposición al sol. Las cremas solares no protegen en su totalidad de las radiaciones UV, por eso, a pesar de usarlas, la producción de melanina es continua y esto hace que se acentúen las manchas. Aun así, son varias las causas que pueden producir manchas como:

  • Bacterias u otros microorganismos en la piel.
  • Inflamación por erupciones cutáneas.
  • Cambios en la producción de melanina.
  • Acné.
  • Cáncer de piel.
  • Tratamientos como la radioterapia.
  • Patologías como el vitíligo.

No obstante, al haber diversas causas también se producen distintos tipos de manchas, que están relacionadas con diversas patologías o factores y pueden presentarse en distintas tonalidades.

En cualquier caso, lo más recomendable es que un dermatólogo examine y siga de cerca cualquier tipo de mancha o lesión que pueda aparecer en nuestra piel.

sol manchas en la piel

Manchas blancas

Normalmente, las manchas blancas están relacionadas con distintas patologías, una de ellas, la dermatitis. Es un trastorno dermatológico que genera sequedad, escamas y manchas blancas en la piel, sobre todo en la cara. También pueden aparecer debido a la despigmentación o pérdida de color, por el sol, o por hongos.

Por otro lado, el vitíligo, es otra de las causas de este tipo de manchas. Se trata de la aparición de manchas blanquecinas y que se encuentran delimitadas. Este tipo de manchas se distribuye simétricamente por el cuerpo, pero sobre todo por las piernas, ojos, nariz y boca. Esta enfermedad tiene un origen autoinmune.

Manchas rosadas o rojas

Las manchas de este tipo están relacionadas con erupciones en la piel, este tipo de lesiones está causado por patologías muy variadas. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Rosácea.
  • Impétigo.
  • Dermatitis
  • Eczemas.
  • Varicela.
  • Herpes.
  • Alergias.
  • Sarampión.
  • Picaduras de algunos insectos.

Manchas oscuras o de color marrón

La aparición de manchas de este tipo en nuestra piel está principalmente relacionada con la pigmentación y la producción de melanina, la exposición al sol y, por tanto, el envejecimiento prematuro de la piel. Una de las peores consecuencias del abuso del sol es el cáncer de piel y, de ellos, el melanoma.

Como hemos indicado anteriormente, todos los tipos de lesiones cutáneas deben de ser examinados por un dermatólogo. No obstante, cuando la mancha cumple los siguientes parámetros, la regla del ABCDE, está recomendado visitar al especialista para que descarte posibles patologías graves:

  • Asimetría, cuando la lesión no es redondeada.
  • Bordes, cuando la mancha es irregular.
  • Color, cuando presenta distintos tonos y nunca de forma homogénea.
  • Diámetro, cuando el tamaño de la lesión es mayor a 6 milímetros.
  • Evolución, cuando cualquiera de las características anteriores ha presentado cambios en el tiempo.

¿Pueden aparecer manchas en la piel durante el embarazo?

La respuesta es sí, los cambios hormonales que se producen en el cuerpo también tienen su impacto sobre la piel, de manera que pueden aparecer manchas.

Los diferentes cambios hormonales favorecen a su vez los cambios en la pigmentación de la piel en determinadas partes del cuerpo, como el abdomen y el rostro. Este tipo de lesión se conoce como melasma. El melasma, según el Servicio de Dermatología del Hospital del Mar, es una patología cutánea que consiste en la aparición de manchas marrones, localizadas en áreas que son expuestas al sol, también se conoce como “máscara del embarazo”.

Este tipo de manchas son evitables. Basta con no exponerse al sol sin protección y utilizar siempre cremas con un factor de protección superior a 50.

Manchas en la piel por el sol

Como hemos estado viendo, una de las causas principales en la proliferación de manchas en nuestra piel es la exposición al sol. Es habitual pensar que el uso de protectores solares es útil solo durante el verano, cuando realmente, zonas como el rostro se encuentran expuestas durante todo el año a la incidencia de los rayos UV.

Aun así, la recomendación de los dermatólogos es proteger nuestra piel, siempre que podamos usando un FP50, evitando las horas en las que la incidencia de los rayos es más nociva.

Rosa mosqueta para las manchas de la piel

La rosa mosqueta es una planta que se emplea frecuentemente para el cuidado de la piel por sus propiedades antioxidantes, reafirmantes, reparadoras e hidratantes. El aceite de rosa mosqueta puede ser un buen aliado en la regeneración de tu piel.

El Aceite regenerador de Rosa Mosqueta de MARNYS® es un aceite vegetal 100% obtenido de las semillas de Rosa moschata. Es utilizado para contrarrestar la formación de arrugas, y mejorar la apariencia de cicatrices y estrías, así como para regenerar, hidratar y restaurar la elasticidad de la piel. Además, es adecuado para su uso en la piel tanto del rostro como de todo el cuerpo. Es ideal para su uso después de la exposición al sol.

PRODUCTO DESTACADO



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS