La Importancia de los Elementos Ionizados en los seres vivos

La Importancia de los Elementos Ionizados en los seres vivos

15 junio, 2015

¿Sabías que todos los nutrientes que el ser humano necesita para vivir de forma saludable se encuentran en la tierra? Además, hay un perfecto equilibrio entre estos minerales existentes y las necesidades de nuestro organismo. El problema es que los humanos estamos sujetos al efecto del ciclo del agua, es decir, el efecto del arrastre de los minerales de la superficie del suelo por acción de la lluvia.

Como reconoce la Asociación Americana de Medicina, los minerales tienen una importancia enorme en nuestra dieta: “se sabe que las variaciones en la distribución de ciertos minerales en el ambiente tienen un efecto en la salud”. La importancia de los minerales también la expresaron en sus estudios los investigadores Dewayne y Ashmead en 1989. Según estos investigadores, aunque el organismo tenga un déficit en vitaminas, puede utilizar los minerales que tiene a su disposición; sin embargo, si hay carencia de minerales, puede ocurrir que las vitaminas no sean asimiladas y por tanto no sean aprovechadas adecuadamente.
Oligoelementos

¿Qué son los minerales?

Los minerales son los elementos químicos que componen el Universo, la Tierra y cada ser que la habita, incluido tú. Los minerales también forman parte de los seres humanos. Nuestro cuerpo contiene calcio y fósforo en los huesos; el zinc, el cobre, el hierro y el azufre forman parte de algunas proteínas; el magnesio, el potasio y el sodio se encuentran en los fluidos corporales y líquidos celulares.

Estos minerales, y muchos otros, son indispensables para que se lleven a cabo los procesos químicos y eléctricos que mantienen nuestro organismo, y además es importante que se encuentren en concentraciones equilibradas. La carencia o el exceso de alguno de estos minerales puede llevar al desarrollo de enfermedades.

La importancia de los oligoelementos

Puede sorprender que algunos elementos que nos parecen ajenos a los seres vivos se encuentren de forma natural en nuestro organismo, y que además sean imprescindibles para que nuestro organismo funcione correctamente. Pero, por ejemplo, sin cobalto no tendríamos vitamina B12, de cuya estructura forma parte y que es imprescindible para la formación de células sanguíneas. Se sabe que el selenio potencia la actividad antioxidante de la vitamina E. El yodo es parte de la estructura de las hormonas tiroideas, conocidas porque regulan el metabolismo. El cromo ayuda a que nuestras células aprovechen la glucosa para obtener energía. Algunos grandes desconocidos son el molibdeno y el manganeso, pero sin ellos algunos sistemas enzimáticos no funcionarían adecuadamente.

¿Qué ocurre cuando hay un desequilibrio iónico?

Nuestro cuerpo necesita cerca de dos tercios de todos los elementos conocidos, por tanto, si queremos mantenernos sanos debemos tener estos minerales de manera equilibrada. Además, muchas situaciones de nuestra vida diaria, como el estrés, la práctica frecuente de ejercicio físico, o dietas demasiado restrictivas y pobres en nutrientes, provocan desequilibrios. Los síntomas de estas situaciones deficitarias pueden ser calambres musculares, caída de cabello, fatiga general, etc. Nuestro organismo intenta compensar estas situaciones deficitarias aumentando la absorción en el intestino de los minerales que le hacen falta. Estos minerales tienen que ser aportados en la dieta en forma iónica, para ser más biodisponibles. Sin los minerales, el cuerpo no puede aprovechar de manera eficaz los demás nutrientes y vitaminas, por tanto, es importante tomar un conjunto completo de minerales y oligoelementos iónicos.

Hay 92 elementos conocidos, otros 22 elementos hipotéticos, y centenares de variaciones isotópicas. Por ello, no es extraño que los científicos estén ahora empezando a descubrir los efectos y relaciones entre minerales en el sistema humano, cómo los minerales ayudan a mantener un equilibrio saludable y qué efectos adversos son provocados por el desequilibrio mineral.

Oligoelementos

Minerales ionizados como fuente de energía

La energía es un factor importante en el funcionamiento de nuestro cuerpo. A menudo decimos: “estoy bajo de energía”; “ojalá tuviera más energía”. Pero, ¿qué es la energía? Una definición simple es que la energía es la capacidad de trabajar o poner las cosas en movimiento. Nuestro cuerpo utiliza muchas formas de energía. Los minerales ionizados son una fuente de energía.

Los iones pueden existir en ambientes sólidos, líquidos o gaseosos, aunque son más comunes en líquidos, y se combinan formando sales. Las disoluciones de sales en líquidos son llamadas electrolitos. Un electrolito conduce electricidad, pues los iones que lo forman pueden moverse, cuando se aplica un campo eléctrico, hacia los polos opuestos a sus cargas. Este movimiento de iones es la electricidad. Los electrolitos tienen un papel esencial en muchas funciones del cuerpo humano.

Las células crean energía eléctrica cuando los iones pasan de las soluciones de dentro de las células de nuestro cuerpo a las soluciones fuera de las células. El impulso nervioso que conduce nuestro sistema nervioso transmitiendo información de una célula a otra, no es otra cosa que energía eléctrica. Los iones, como podemos ver, tienen un papel importante en nuestro cuerpo.

Los iones de calcio, potasio, sodio, cloro y cobre son algunos iones clave que participan en los eventos eléctricos de nuestro cuerpo. El potasio es el ion positivo mayoritario dentro de la célula. El sodio es el ion positivo más abundante en los fluidos externos de la célula. El cloruro es el ion negativo que se encuentra en mayor concentración en el exterior de las células, compensando estas cargas positivas. La pérdida de equilibrio de cualquiera de estos iones o de ciertos iones pueden llevar a disfunciones en la conducción de los mensajes eléctricos. Esta disfunción rápidamente conduce a alteraciones en nuestro cuerpo y pérdida de capacidad de mantener las condiciones internas estables. Volvemos entonces al problema al que nos enfrentábamos al principio de este capítulo diciendo: “no tenemos suficiente energía”.

Minerales ionizados como complementos alimenticios

Añadir minerales y oligoelementos con carga iónica es un plus en cualquier formulación de complementos alimenticios por las siguientes razones:

  • El hecho de incluir el espectro completo de oligoelementos como iones en una fórmula será cada día más un elemento diferenciador buscado por los consumidores a la hora de elegir un complemento alimenticio o un alimento fortificado. Más y más investigaciones apoyan la necesidad de complementos de minerales y oligoelementos.
  • Los minerales y oligoelementos aumentan la efectividad de la mayoría de los productos ya que actúan como catalizadores de otros nutrientes, vitaminas, hormonas y funciones neurológicas. Los minerales intensifican la función de todos los otros ingredientes en un producto y aumentará la efectividad de cualquier fórmula.
  • Los consumidores quieren valor añadido, por lo que los minerales y oligoelementos añaden un valor sustancial a cualquier complemento alimenticio y/o alimento fortificado.
  • Los Minerales y oligoelementos iónicos interesan cada vez más a los consumidores entendidos, ya que la presencia de oligoelementos de alta calidad y biodisponibilidad puede aportar un beneficio nutricional que los consumidores saben apreciar.
  • La investigación apoya la adición de minerales y oligoelementos a alimentos y alimentos complementarios. Investigaciones recientes indican que los minerales pueden tener un papel importante en las distintas enfermedades y procesos degenerativos, ocasionados en algunos casos por carencias nutricionales.
  • Las deficiencias de minerales y oligoelementos son prevalentes: el Dr. Alexander Schauss establece que la erosión del suelo conduce al empobrecimiento de los nutrientes esenciales en los cultivos de suelos pobres. Cuando la gente consume una dieta derivada de dichos cultivos, la toma de elementos esenciales se vuelve inadecuada. Esto conduce a una disminución de efectividad en las funciones fisiológicas relevantes y puede causar enfermedad.