Omega 3, esencial para el desarrollo