Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

¿Gripe o resfriado? Claves para diferenciarlos y soluciones naturales

Publicado: 13 marzo, 2020 - Actualizado: 27 octubre, 2020 | 7'

Tos, estornudos, mucosidad, fiebre, dolor articular, cefaleas... ¿nos encontramos ante un resfriado o una gripe? Ambas enfermedades, muy frecuentes en los meses de otoño e invierno, comparten algunos de sus síntomas, pero se diferencian en otros. ¿Sabrías discernir si, frente a síntomas muy parecidos, estamos ante un simple catarro o ante una gripe? Existen algunas claves para diferenciarlos y algunas soluciones naturales para sobrellevar mejor sus síntomas.

¿Qué es la gripe y por qué se produce?

La gripe es una infección vírica de las vías respiratorias que afecta a la nariz, la garganta y los pulmones y que se caracteriza por su rápida propagación. La gripe está causada por el virus de la influenza o virus de la gripe y podemos contraerla con cierta facilidad al inhalar las gotitas que expulsan los afectados al estornudar o también al tocar un objeto que contenga el virus y llevarnos las manos a la boca, nariz u ojos.

constipado

Principales síntomas de la gripe

Los síntomas más comunes de la gripe afectan, como comentábamos antes, a la nariz, garganta y pulmones. Su principal característica es su aparición rápida y brusca con fiebre alta que puede superar los 38ºC y que se registra entre uno y cinco días después de entrar en contacto con el virus de la gripe.

Otros síntomas que pueden acompañar a los procesos gripales son:

  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Secreción o congestión nasal
  • Dolores musculares o corporales
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga y cansancio, incluso agotamiento extremo
  • Vómitos y diarrea, más frecuentes en niños que en adultos.

Es importante recalcar que, aunque el síntoma más característico de la gripe es la fiebre, no todos los pacientes que la padecen sufren febrícula. 

¿Cuánto dura la gripe?

Los síntomas pueden durar alrededor de una semana, oscilando entre los cinco y los diez días. El síntoma que antes desaparece es la fiebre, que suele darse por controlada cuando pasan entre 3 y 5 días. Otras manifestaciones, como la tos, pueden durar hasta diez días, y el cansancio puede prolongarse incluso dos semanas. 

La población más vulnerable: la gripe en niños y tercera edad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta a que existen varios grupos poblacionales que tienen más riesgo de sufrir complicaciones a causa de la gripe. Estos grupos son:

  • Embarazadas.
  • Lactantes y niños pequeños, sobre todo, los menores de 2 años.
  • Personas que padecen patologías crónicas, sobre todo, respiratorias.
  • Personas inmunodeprimidas.
  • Mayores de 65 años.
  • Personas con larga estancia hospitalaria o en residencias

La OMS recomienda, en estos casos, vacunarse contra la gripe y extremar las medidas de higiene, como lavarse las manos con frecuencia, para evitar la propagación del virus. 

¿Qué tomar para la gripe?

La mayoría de los tratamientos que empleamos para combatir la gripe han sido diseñados para atacar los síntomas, no la enfermedad. El Ministerio de Sanidad establece una serie de consejos prácticos para pasar la gripe que pueden servirte de ayuda:

  • Descansa.
  • Bebe abundantes líquidos.
  • Evita el consumo de alcohol o tabaco.
  • No utilices antibióticos, ya que no mejoran los síntomas ni aceleran la curación.
  • En caso de persistir los síntomas, siempre consulta con tu médico y sigue las pautas que te indiquen.

¿Qué es el resfriado común y por qué se produce?

El resfriado común, como la gripe, es una infección causada por un virus que afecta a la nariz y la garganta y, en general, a todo el tracto respiratorio superior. Los virus causantes de la gripe y del resfriado no son los mismos. El modo de transmisión es igual que el de la gripe; cuando estamos resfriados solemos expulsar pequeñas microgotas al estornudar que pueden ser inhaladas por otras personas. También podemos “coger un resfriado” al entrar en contacto con objetos donde el virus está presente.

resfriada

Primeros síntomas del resfriado

Todos hemos estado resfriados alguna vez. La probabilidad de resfriarse es más frecuente en otoño e invierno, pero es posible “pillar un catarro” en cualquier momento. Los primeros signos de un resfriado son dolor de garganta y moqueo, seguidos de tos y estornudos, los cuales son de aparición gradual y con fiebre ocasional por debajo de 38ºC.

En resumen, los síntomas son los siguientes:

  • Dolor de garganta
  • Moqueo
  • Tos seca
  • Estornudos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores corporales

¿Cuánto dura un resfriado?

No existe un tiempo fijo para recuperarse de un resfriado. Lo más habitual es que nos podamos empezar a encontrar mejor en un plazo de entre 7 y 10 días tras haber comenzado a experimentar los primeros síntomas del resfriado. Es muy importante acudir al médico si el resfriado no mejora, ya que un resfriado mal curado puede desembocar en otros casos más graves como bronquitis o neumonía, sobre todo, en personas con las defensas bajas o cuyo sistema inmune está debilitado.

¿Qué tomar para el resfriado?

Como ocurre con otras enfermedades de origen vírico, no existe una cura para el resfriado, pero sí podemos tratar de aliviar sus síntomas. Con carácter general, te sentirás mejor si sigues atentamente estas recomendaciones:

  • Descansa lo suficiente.
  • Bebe abundantes líquidos, principalmente agua.
  • Aprende a limpiar tu nariz para evitar roturas de los vasos sanguíneos
  • Utilizar un humidificador limpio o un vaporizador de aire frío en la habitación en la que te encuentres.
  • Evita el tabaco, el alcohol y los ambientes contaminados.
  • Recuerda que, como en el caso de la gripe, los antibióticos no te ayudarán a reponerte antes de un resfriado ya que los antibióticos no sirven contra los virus. Sigue siempre las pautas indicadas por tu médico.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la gripe y el resfriado común?

Resfriados y gripe comparten su origen vírico, aunque los virus son distintos, y también es diferente su forma de transmisión.

Existen diferencias muy notables que te permitirán discernir si te encuentras ante un catarro o una gripe. En primer lugar, la gripe se caracteriza por su aparición brusca y propagación epidémica. Además, la gripe cuenta con una vacuna preventiva que, de momento, no existe para el resfriado común.

Otras diferencias entre gripe y resfriado son:

  • Fiebre. Es el rasgo más diferencial entre ambas. La fiebre alta, entre los 38 y 40 grados, suele ser habitual en la gripe desde su aparición y durante, al menos, los tres primeros días. Los resfriados rara vez conllevan la presencia de fiebre, y, si aparece, suele ser fiebre por debajo de los 38 grados.
  • Tos. Ambas enfermedades comparten la tos entre sus síntomas, pero el tipo de tos es diferente. En la gripe, es frecuente, muy severa y con abundante mucosidad, mientras que en los resfriados es una tos más moderada y seca.
  • Los estornudos acompañan de forma habitual a los resfriados, pero no así a la gripe.
  • Mucosidad. La secreción nasal, congestión nasal y mucosidad son extremadamente frecuentes en los resfriados comunes, pero es poco habitual en la gripe.
  • Dolores musculares y cefaleas. Son algunos de los síntomas más molestos de la gripe y no se suelen dar en el resfriado. Los dolores musculares suelen afectar a las extremidades y a la espalda y, en muchas ocasiones, obligan a guardar cama.

¿Qué hacer cuando ya se tiene gripe o un resfriado?

Si ya estás resfriado o tienes gripe, lo más recomendable es que mantengas una distancia prudencial con otras personas para evitar los contagios, y sigue las recomendaciones mencionadas a continuación para recuperarte:

  1. Descansa.
  2. Evita el frío y la humedad.
  3. Lávate las manos con frecuencia para frenar la transmisión.
  4. Añade vitaminas y minerales a tu dieta.
  5. Bebe muchos líquidos para mantenerte hidratado.
  6. No fumes y evita los ambientes con humo.
  7. Haz gárgaras con agua caliente con limón y miel.
  8. Utiliza vahos de eucalipto para aliviar la congestión.
  9. Consulta al profesional sanitario y evita la automedicación.
  10. No utilices antibióticos, ya que no son útiles en una enfermedad vírica.

¿Cómo prevenir la gripe y los resfriados?

No existen trucos infalibles para evitarlas, pero hay algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para intentar pasar un invierno sin gripe ni resfriados. Toma nota:

  • Ventila las habitaciones con frecuencia para evitar los espacios cerrados o “cargados”.
  • Cúbrete la boca y la nariz al estornudar. Utiliza pañuelos desechables y, si no los tienes a mano, evita el contacto con las manos. Es preferible toser o estornudar protegiéndose con el codo.
  • Sigue una dieta rica en vitamina C y vitamina A. La ingesta de alimentos ricos en vitamina C y vitamina A refuerza el sistema inmunológico. Alimentos como las naranjas, limones, verduras o zanahorias son ricos en estas vitaminas. También puedes recurrir a complementos alimenticios de vitamina C para complementar tu dieta.
  • No compartas vasos, cubiertos o servilletas. Son vías de transmisión por lo que siempre es preferible darles un uso individual.
  • Lávate las manos con frecuencia. Utiliza agua y jabón a conciencia y lávate durante al menos 20 segundos.

¿Soluciones naturales para las vías respiratorias? 

Existen soluciones naturales que pueden ayudarnos a pasar mejor la gripe o el resfriado:

  • Vitamina C. La vitamina C contribuye a la función normal del sistema inmunológico, y a la reducción del cansancio y la fatiga, por lo que es el aliado perfecto para la recuperación en los procesos gripales y catarrales.
  • Vahos de eucalipto. Se emplean tradicionalmente para contribuir al normal funcionamiento respiratorio, lo que facilita respirar libremente y aliviar la garganta.
  • Jengibre. Esta raíz se utiliza tradicionalmente en los procesos gripales por sus propiedades sobre el sistema inmune, las vías respiratorias y el rendimiento físico.
  • Aceites esenciales. Ciertos aceites esenciales, como la mezcla de aceites esenciales de menta, clavo y romero, pueden ayudarte con la sensación de respirar mejor. Puedes utilizarlos en difusores de aromas en la habitación en la que te encuentres (siempre siguiendo las indicaciones de uso del difusor).
  • Alimentos. Algunos nutrientes presentes en alimentos como el ajo, la mostaza o la pimienta se emplean frecuentemente para aliviar las molestias en la nariz.


DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS