Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

Hábitos y nutrientes que favorecen la fertilidad masculina y el rendimiento sexual

Publicado: 17 noviembre, 2020 | 5'

Noviembre es el mes de la salud sexual masculina. En él, se celebra Movember, un evento anual que anima a los hombres a dejarse bigote con el fin de visibilizar los problemas de salud masculina, también de la infertilidad.

La causa de infertilidad más común que se da en los hombres se debe a la mala calidad del semen, es decir, que hay pocos espermatozoides o que estos no tienen la calidad adecuada. Asimismo, también puede estar ocasionada por anormalidades anatómicas, lesiones o trastornos en la eyaculación, entre otros.

No obstante, la alimentación y el estilo de vida tienen también relación en la calidad del esperma, así como en la mejora del rendimiento sexual. Se ha demostrado que la ingesta de ciertos alimentos y nutrientes a través de la dieta pueden tener efectos positivos en este aspecto.

¿Existen hábitos a mejorar para aumentar la fertilidad masculina?

La respuesta es sí, hay determinados hábitos y rutinas que se pueden aplicar en el día a día del hombre para favorecer la fertilidad:

  • Reducción del consumo de alcohol y tabaco. El consumo de alcohol de forma habitual disminuye la fertilidad, así como dificulta la eyaculación. En cuanto al tabaco, reduce la cantidad y la densidad del semen.
  • Ejercicio físico moderado. Una práctica de deporte diario en su justa medida favorece a la movilidad de los espermatozoides.
  • Alimentación sana. Incluir en la dieta alimentos antioxidantes y ricos en vitamina C contribuye a la salud sexual. Además, el consumo de frutos secos o alimentos afrodisíacos como las bayas también contribuye al rendimiento sexual.
  • Mayor frecuencia en las relaciones sexuales. La abstinencia masculina prolongada puede disminuir la calidad del semen. No obstante, una frecuencia excesiva puede dar lugar a la circulación de espermatozoides aún inmaduros.
  • Disminución de los niveles de estrés. Aquellos hombres que se encuentran menos estresados cuentan con un mayor número de espermatozoides.
  • Evitar el calor en el aparato reproductor. Las duchas con agua a altas temperaturas o las saunas no son convenientes para la formación de los espermatozoides.
  • Aumentar la precaución con determinados medicamentos. Existen fármacos con efectos adversos que influyen en la calidad del semen.

Los niveles de testosterona y la calidad del esperma

La testosterona es la hormona sexual masculina más importante, puesto que es aquella que interviene en la producción de espermatozoides, así como en el desarrollo de propiedades representativas del género masculino como el crecimiento del vello o la masa muscular.

Según la Asociación Americana de Urología (AUA), se considera que se posee un nivel bajo de testosterona en sangre cuando esta es inferior a los 300 nanogramos por decilitro (ng/dL). Los niveles adecuados de esta hormona son imprescindibles para que los hombres puedan llevar una vida sana, dado que un nivel bajo de testosterona da lugar a problemas en la fertilidad, entre otros.

En cuanto a la calidad del esperma, existen pruebas como el seminograma que observan el color, la viscosidad o la cantidad del semen con el fin de determinar si la calidad es la adecuada. Los valores establecidos por la OMS en el año 2010 fijan los mínimos en 1,5 ml de cantidad, una concentración de 15 millones de espermatozoides por mililitro, una movilidad del 40% y una forma normal con cabeza ovalada y simétrica.

Según el estudio realizado por el Departamento de Urología de la Universidad de Łódź, la mala calidad del semen puede estar causado por causas anatómicas y, también, por factores ambientales como la exposición a ciertos productos químicos, metales pesados, pesticidas o radiación electromagnética que dan lugar al estrés oxidativo. De hecho, se estima que aproximadamente el 25% de la infertilidad masculina presenta elevadas cifras de estrés oxidativo. No obstante, algunas vitaminas y minerales antioxidantes aportan beneficios que contribuyen a la salud sexual.

fertilidad

El importante papel de la alimentación

La alimentación siempre ha sido un factor esencial para poner a punto el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por ello, una vez más se pone de manifiesto el papel tan importante que juega llevar una dieta adecuada y saludable para una buena salud sexual, ya que existen determinados alimentos que cuentan con propiedades más específicas para este caso.

  • Por una parte, las frutas y las verduras tienen un poder antioxidante que contribuye a la salud sexual. Entre ellas, destacan principalmente los frutos rojos, las fresas, los arándanos, las espinacas y las zanahorias.
  • Los frutos secos, como las nueces o las almendras, desempeñan un papel en la formación de espermatozoides.
  • La ingesta de productos lácteos gracias a su contenido en calcio y el pescado azul por sus ácidos grasos omega 3 contribuyen a la correcta producción de espermatozoides.

Vitaminas y minerales relacionados con la fertilidad y la reproducción

Asimismo, diversos estudios como el realizado por el Departamento de Urología de la Universidad de Łódź sobre la fertilidad en el varón prueban que los efectos de los antioxidantes orales como la vitamina C, la vitamina E, el selenio, el zinc o el ácido fólico contribuyen a la calidad de los espermatozoides.

El rol del zinc y el selenio

El zinc y el selenio son minerales con una función importante en la fertilidad puesto que también influyen en la movilidad de los espermatozoides.

El selenio es un micronutriente presente en alimentos como el marisco o los lácteos que interviene en la formación de espermatozoides.

En lo que respecta al zinc, además de encontrarse también presente en el proceso de la espermatogénesis, desempeña un papel en la cantidad y el movimiento de los espermatozoides y aumenta el nivel de testosterona. Los frutos secos y los cereales son alimentos que contienen este elemento.

La capacidad antioxidante de las vitaminas C y E

Las vitaminas C y E cuentan con unas altas propiedades antioxidantes de gran importancia en nuestro organismo, puesto que contribuyen a la reducción del estrés oxidativo, el cual influye negativamente en la fertilidad masculina.

La Vitamina C ayuda al aumento de las células necesarias en la composición de los espermatozoides, lo que favorece su movilidad. También, reduce ciertas sustancias que afectan a la calidad del esperma. Principalmente se encuentra presente en las frutas y en los cítricos.

En lo referente a la Vitamina E, se encarga ante todo de proteger los componentes de las células espermáticas de los daños producidos por el estrés oxidativo. Los alimentos cuyos componentes son ricos en esta vitamina son los aceites vegetales o las nueces.

Ginseng para el rendimiento físico

El ginseng es una hierba considerada como afrodisíaco. En tiempos antiguos, se utilizaba para la función eréctil de los hombres. Por ello, es considerado como un gran aliado en las relaciones sexuales.

No obstante, las propiedades del ginseng también influyen en el rendimiento físico y es recomendado a la hora de practicar deporte, ya que su estimulación del sistema nervioso hace que la energía corporal sea mayor.



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS