Todo sobre las estrías. Consigue un extra de hidratación con aceites vegetales

Publicado: 17 julio, 2020 - Actualizado: 30 julio, 2020

Nuestro cuerpo y, más concretamente, la piel, están sometidos durante todo el año a cambios físicos constantes que se dan por la alimentación y, sobre todo, por el estilo de vida que llevamos. Estos cambios explican, en algunos casos, la aparición de estrías, esas líneas sinuosas que se localizan en el tejido conjuntivo y se observan por transparencia a través de la epidermis. 

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología, las estrías se producen por una distensión en la piel que rompe las fibras elásticas, placas lineales que se encuentran principalmente en mamas, abdomen, caderas y muslos

Esta distensión de la piel acaba atrofiando la epidermis hasta producir la típica apariencia de las estrías. ¿Por qué ocurre esto? La Academia Española de Dermatología subraya que hay varios elementos que intervienen en la aparición de estrías. 

Son el resultado de un estiramiento continuo y progresivo de la piel y pueden aparecer en determinados periodos de la vida como la adolescencia, el embarazo, la fluctuación en el peso

Estrías de color rojo y/o morado

Podemos apreciar dos tipos distintos de estrías, principalmente por el color que presentan y que guarda relación con el tiempo que llevan actuando sobre la piel.

Las estrías que presentan un color rojo, morado o púrpura son aquellas primeras lesiones de la dermis y que, además, indican un exceso de vascularización en la zona afectada, por lo que podría decirse que son las primeras marcas de estrías que aparecen en la piel.

Estrías de color blanco

Una vez que ha pasado más tiempo, las estrías adquieren una tonalidad más blanquecina o plateada. Este tipo de estrías es la evolución de las primeras, que se convierten en “líneas muy demarcadas” de color blanquecino en las que se puede observar que ya han perdido el color y la piel ha sufrido un adelgazamiento en su capa superior.

Estrias embarazo

Estrías en el embarazo

El embarazo es una etapa fisiológica especialmente vinculada con la aparición de estrías. ¿Por qué? Según un estudio del Servicio de Dermatología del Hospital de Pontevedra, el 70-90% de los casos de estrías se desarrollan durante el embarazo y, tal y como mencionamos al inicio, se debe principalmente al estiramiento de la piel y al aumento brusco de volumen durante un corto periodo de tiempo. 

La mejor forma de evitar las estrías durante esta etapa fisiológica es actuar antes de que aparezcan, de forma preventiva. Es importante cuidar la piel al máximo para mantener una buena elasticidad durante la gestación, un periodo especialmente vulnerable en la vida de la mujer por el aumento de peso y la aparición de cambios hormonales. 

Para ello, estés o no embarazada, puedes seguir estos útiles consejos:

  • Evita los cambios bruscos de peso, apóyate en una dieta equilibrada, así como de un estilo de vida activo con ejercicio.
  • Mantén tu piel muy hidratada, ayúdate para ello de cremas y aceites esenciales.

Come alimentos con zinc, ya que tiene un papel en la renovación celular.

UN EXTRA DE HIDRATACIÓN CON LOS ACEITES DE ROSA MOSQUETA Y ALMENDRAS DULCES DE MARNYS

Para mantener el buen estado de tu piel y sus niveles de hidratación, así como ayudar a la elasticidad, desde MARNYS te proponemos dos aceites vegetales que incluir en tu rutina de cuidados diaria.
El Aceite Regenerador Rosa Mosqueta MARNYS® favorece el cuidado y regeneración de la piel y mejora la apariencia de arrugas, estrías y cicatrices. Está recomendado su uso a partir del 2 trimestre del embarazo, época en la que es frecuente la aparición de estrías.

Además, cuenta con el sello COSMOS NATURAL, que garantiza el uso de recursos naturales de manera responsable y el respeto al medio ambiente, así como procesos de fabricación limpios y no perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente.

Aceite de Almendras dulces

El otro producto estrella para el cuidado de la piel es el Aceite de Almendras Dulces MARNYS®. Se trata de un 100% aceite vegetal y es adecuado para todo tipo de pieles, sobre todo, para la piel seca, sensible e irritable. Una de las características más importantes del uso de este producto es que las propiedades de su contenido en Omega 9, proporciona elasticidad y suavidad a la piel. Este aceite es ideal para el mantenimiento de la función barrera de la piel, y puedes aplicarlo durante todo el embarazo.

Puedes combinar perfectamente tanto el aceite Regenerador de Rosa Mosqueta como el de Almendras, para ejercer efectos más acentuados en elasticidad, apariencia e hidratación en las estrías.

PRODUCTOS DESTACADOS