Diez consejos para cuidarte al viajar

Publicado: 10 julio, 2020

Sea cual sea el medio de transporte que utilices para llegar a tu destino vacacional, el éxito de un viaje reside en una buena planificación. Desde MARNYS te ofrecemos diez consejos que te ayudarán a disfrutar de unas vacaciones sin contratiempos.

Antes de salir de viaje

1. Prepara un botiquín de primeros auxilios para viajar

Es muy probable que tu alojamiento ya cuente con un botiquín de primeros auxilios, pero no está de más que incluyas en tu equipaje elementos imprescindibles en materia de salud. Por tanto, ¿qué debería incluir el botiquín ideal? Según el Ministerio de Sanidad, estos son los elementos básicos:

prepara el viaje

  • Esparadrapo adhesivo, tiritas y vendas.
  • Apósitos esterilizados.
  • Termómetro clínico.
  • Antiséptico para heridas.
  • Gotas oculares.
  • Repelente de insectos.
  • Analgésicos.
  • Tijeras e imperdibles.
  • Pinzas de punta fina para la extracción de pequeños cuerpos extraños.

Acude a tu especialista sanitario

Si tienes previsto viajar durante un periodo relativamente largo a algún país donde algunas enfermedades son endémicas o si padeces alguna patología crónica, es recomendable acudir antes a tu médico. El Ministerio de Sanidad también ofrece una serie de medidas generales a seguir en estos casos.

Piensa en tu tratamiento si tienes enfermedades crónicas

Si padeces alguna patología crónica y te gusta viajar, ya sabes que debes llevar contigo toda la medicación necesaria para los días que estarás fuera de casa.

Tienes que guardar los medicamentos, y más específicamente aquellos que llevan receta, en tu equipaje de mano. Una medida extra de precaución es llevar un duplicado de tu medicación en el equipaje facturado, por si en algún momento pierdes el de mano.

Asegúrate de si vas a necesitar vacunas

Algunos países de destino exigen que estés al corriente del Certificado Internacional de Vacunación. Este tipo de inmunizaciones solo puedes obtenerlas en los Centros de Vacunación Internacional. Las vacunas obligatorias que se incluyen en este certificado, dependiendo de los países, son la Fiebre amarilla, Meningitis meningocócica y Poliomielitis.

En otros países, se recomiendan las vacunas de Cólera, Fiebre tifoidea, Hepatitis A y B, Rabia y Tétanos.

Además, en países endémicos, es recomendable también tomar medicación preventiva contra la malaria.

2. Duerme bien la semana de antes

La sensación de perder un vuelo o el nerviosismo que provoca lo inesperado pueden hacer que los días antes de viajar aparezca el insomnio. Para tratar de evitar esta situación puedes seguir las siguientes pautas:

  • Acuéstate y despiértate a la misma hora todos los días, incluyendo los fines de semana.
  • Haz actividad física. La actividad regular promueve dormir mejor.
  • Evita o limita las siestas.
  • Evita o limita la cafeína y el alcohol, y no consumas nicotina.
  • Evita las comidas y bebidas abundantes antes de acostarte.
  • Haz que tu dormitorio sea un lugar cómodo y evita utilizar en él la tecnología.
  • Crea un ritual que te relaje antes de dormir, como un baño tibio, leer o escuchar música suave.

3. Mantén a punto tus defensas

Un sistema inmunitario en orden es un buen aliado para evitar los pequeños contratiempos que puede acarrear un cambio de destino. Para fortalecer el sistema inmune, tanto antes de un viaje como en cualquier momento del año se recomienda, entre otras pautas:

  • Seguir una dieta variada y equilibrada, basada en alimentos ricos en vitaminas y minerales.
  • Dormir al menos ocho horas diarias.
  • Practicar ejercicio físico.
  • Los viajes pueden causar estrés fisiológico que afecta al sistema inmune, por ello es recomendable seguir una dieta sana que puede ser complementada con suplementos alimenticios.

En estos casos, es recomendable que entre sus ingredientes incluyan vitaminas de los grupos B y C, minerales como el zinc, ácidos grasos polinsaturados (serie Omega) y sustancias derivadas de las abejas, tal como la jalea real u hongos tal como el reishi.

4. Cuida tu flora intestinal

Nuestra flora intestinal está formada por una serie de bacterias que residen en nuestro intestino y que aseguran su buen estado. Cuando esta se desequilibra podemos sentir molestias como hinchazón, estreñimiento, gases o diarrea.

La Fundación Española de Aparato Digestivo recomienda los siguientes consejos para mantener nuestro bienestar digestivo:

  • Bebe, al menos, dos litros de agua al día. Si estás en un país con malas condiciones de potabilidad, recurre siempre al agua embotellada.
  • Haz 5 comidas diarias.
  • Reduce el consumo de alimentos ricos en grasa animal, fritos y picantes.
  • Incorpora a tu dieta diaria productos lácteos, yogures y leches fermentadas con bifidobacterias.
  • Introduce en tu dieta alimentos ricos en fibra como frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos.
  • Modera el consumo de café y de alimentos que te produzcan gases.
  • Evita el consumo de alcohol y tabaco.
  • Realiza actividad física con regularidad.
  • Mantén un peso adecuado.

Además, también puedes incorporar en tu dieta alimentos ricos en prebióticos y probióticos, ambos relacionados con el mantenimiento de la flora intestinal.

Durante el viaje

5. Cuida lo que comes y bebes

La diarrea es el problema sanitario más común en los viajes y puede llegar a afectar a 8 de cada 10 visitantes en destinos de alto riesgo. Por eso, de la mano del Ministerio de Sanidad, te ofrecemos algunas pautas, sencillas de seguir, para evitarla:

  • Evita los alimentos que se hayan mantenido a temperatura ambiente durante varias horas como la típica comida de los buffets no cubierta, los puestos callejeros o los vendedores ambulantes.
  • Evita los alimentos crudos, aparte de fruta y vegetales, que puedan ser pelados o sin cáscara.
  • Come alimentos que han sido cocinados totalmente y todavía estén calientes.
  • Evita el hielo siempre que no puedas garantizar que se ha hecho con agua segura.
  • Huye de los alimentos que contengan huevos crudos o poco cocinados.
  • Evita lavarte los dientes con agua que no sea segura.
  • Lávate las manos con agua y jabón antes de preparar o consumir alimentos.
  • Las bebidas frías embotelladas o envasadas normalmente son seguras siempre que estén bien cerradas.
  • Las bebidas o comida que estén cocinados a más de 60ºC también son generalmente seguras.

sandias verano

6. Hidrátate con frecuencia

Debemos mantener nuestro organismo bien hidratado en todo momentos, pero más aún en situaciones de calor. Para ello:

  • No esperes a tener sed para consumir líquidos, es recomendable adelantarse a ella.
  • Bebe entre dos y tres litros de líquido al día.
  • También puedes hidratarte consumiendo alimentos ricos en agua como la sandía y el melón, la piña y la naranja o el tomate y el pepino.
  • Vigila que los niños tomen suficientes líquidos.
  • Si practicas algún deporte o actividad física, aumenta la ingesta de líquidos.
  • Modera el consumo de alcohol. ya que tiene un efecto deshidratador.

7. Protege tu piel de los excesos del sol

En situaciones en las que nos exponemos al sol con una mayor frecuencia como el verano, la Academia Española de Dermatología nos ofrece una serie de consejos para mantener nuestra piel protegida:

  • Aplica el fotoprotector antes de salir de casa.
  • Elige el fotoprotector adecuado. Una buena opción es comenzar con una protección 50 durante los primeros días de verano. Recuerda además que el fotoprotector no dura eternamente. Repite su aplicación con frecuencia.
  • Evita exponerte al sol durante las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 16:00 horas.
  • Los niños menores de dos años no deben exponerse directamente al sol y necesitan protección especial.
  • Limita el tiempo de exposición al sol. La protección natural, dependiendo del tipo de piel, oscila entre los 10 y los 30 minutos.
  • La ropa y las gafas de sol también protegen.

Además, para mantener la barrera natural protectora de la piel, es recomendable seguir unas pautas correctas de hidratación incluyendo en su cuidado productos formulados con ingredientes naturales.

8. Mantén lejos a los mosquitos

Con el calor o en ciertas regiones con altas temperaturas y/o humedad durante todo el año, los mosquitos son más abundantes. Existen dos opciones para alejar a los mosquitos:

  • Los repelentes e insecticidas son productos bastante eficaces aunque contienen sustancias químicas nocivas para el medio ambiente y, además, su eficacia disminuye en exteriores.
  • Los aceites esenciales son una alternativa ecológica y eficiente que cada vez más se emplean para mantener alejados a los mosquitos y evitar así sus picaduras. Las plantas que se emplean más comúnmente en este ámbito son la citronela, el eucalipto limón, la verbena, o el geranio. Estos aceites esenciales pueden utilizarse por separado o conjuntamente para aprovechar sus propiedades.

9. Presta atención a tus pies

En verano, es más frecuente que nuestros pies se resequen y agrieten, sobre todo, en la zona de los talones. Es recomendable utilizar cremas reparadoras con efectos relajantes, hidratantes, suavizantes y purificantes que favorezcan la elasticidad de la piel de pies y talones.

Las cremas que incorporan entres sus ingredientes karité, coco o cera de abejas aportan un extra de hidratación.

Después del viaje

10. Trastornos del sueño a la vuelta

La Sociedad Española de Neurología estima que entre un 20% y un 48% de los españoles tiene dificultades para iniciar o mantener un sueño de calidad. Estas dificultades tienen a acrecentarse tras regresar de las vacaciones con el llamado síndrome postvacacional.

Existen ingredientes que son útiles para mantener la calidad del sueño como las vitaminas del grupo B, minerales como el zinc y el magnesio, la L-teanina, melatonina, triptófano o melisa.