Marnys. El cuidado de nuestra piel y cabello en verano

El cuidado de nuestra piel y cabello en verano

15 junio, 2015

El verano es una época del año en la que nuestra piel y cabello se ven expuestos a muchas agresiones externas. Entre ellas, no destacan solo los rayos solares sino también el agua salada. Por este motivo, es imprescindible tomar cuidado de nuestro cuerpo en verano.

Cuidar la piel en verano

Haz caso a tu piel durante los meses de calor

El sol enriquece el organismo con variedad de vitaminas, pero también ejerce una acción nociva sobre la piel y el cabello. Tras un día de sol en la playa o la montaña es necesario proporcionar al cuerpo algunos cuidados especiales destinados a hidratar, refrescar y regenerar la piel. Las pistas que nuestra piel nos ofrece para conocer que necesita un cuidado inmediato, son la aparición de grietas y manchas en la piel. Estos efectos visibles no deben tomarse únicamente como un hecho que resulta antiestético, sino como la necesidad de cuidados que tiene nuestra piel. Si notas la piel seca es importante aplicar una buena crema hidratante o aceite corporal.

La alimentación también juega un papel importante en el mantenimiento de una piel saludable. El agua es el principal elemento que debemos incorporar sin falta a nuestra dieta, ya que favorece la hidratación y ayuda al organismo a eliminar las toxinas a través de la piel. Beber es una buena forma de hidratar el cuerpo en su conjunto.

Existen ciertos nutrientes como son las proteínas, las sales minerales (zinc, manganeso y magnesio) y las vitaminas (especialmente A, B y C) que son indispensables dentro de una dieta para que la piel se muestre sana y cuidada. Entre los alimentos recomendados con cantidades importantes de nutrientes destacan la zanahoria, la naranja, avellanas, almendras, berros, leche o arroz integral.

En el caso de que tu piel presente rojeces o esté tirante, una ayuda natural para hidratar y calmar la piel es el aloe vera, que además es de ayuda para aliviar y refrescar la piel después de la exposición al sol.

Cuidado del cabello en verano

El verano potencia la aparición de los agresores externos del cabello. Entre ellos destacan el sol, el agua salada, el cloro de las piscinas y la arena.

El agua salada altera la carga estática, así como las propiedades elásticas del pelo, con lo que se vuelve frágil, quebradizo, seco y sin brillo. Después del baño en el mar o en la piscina es necesario enjuagar el cabello con abundante agua fría, eso 'limpiará' los restos de arena, cloro o sal. En cuanto a la exposición del pelo al sol, los rayos ultravioletas afectan seriamente las propriedades elásticas del pelo.

No hay que olvidar la importancia de la alimentación para el bienestar del pelo. La falta de proteínas, ácido fólico, hierro o vitaminas A, B y C también afecta al cabello que se presenta seco y quebradizo. Fuentes de estos nutrientes las encontramos en cereales integrales, nueces, frutos secos, aceite de pescado, y por supuesto en verduras como las espinacas o el brócoli o frutas como la naranja y el kiwi.