¿Cómo cuidar tu corazón? Día Europeo para la prevención del riesgo cardiovascular

Publicado: 10 marzo, 2020

¿Conoces tu corazón? Aprende a cuidarlo

14 de marzo. Día Europeo para la prevención del riesgo cardiovascular

Tabaquismo, sedentarismo, dieta desequilibrada, obesidad, hipertensión, estrés… son algunos de los factores de riesgo que afectan a nuestra salud cardiovascular. La Organización Mundial de la Salud nos recuerda que las enfermedades cardiovasculares son ya la primera causa de muerte en todo el mundo y destaca además que estos fallecimientos prematuros son fácilmente evitables reduciendo los factores de riesgo y llevando un estilo de vida saludable.

Para tratar de concienciar a la población sobre la importancia de las patologías cardiovasculares y sobre las mejores vías para prevenirlas, la Comisión Europea estableció la conmemoración cada 14 de marzo del Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular. Conocer tu corazón es fundamental para aprender a cuidarlo mejor.

corazon sano

El sistema cardiovascular

Antes de entrar de lleno en cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares, es necesario explicar qué es el sistema cardiovascular y cómo funciona

Nuestro sistema cardiovascular está formado por el corazón y una red de arterias, venas y capilares que llevan la sangre por todo el cuerpo. Se estima que un hombre adulto tiene un volumen sanguíneo de entre 5 y 6 litros de sangre y una mujer adulta tiene entre 4 y 5 litros. 

La sangre es un elemento esencial para la vida porque se encarga de llevar oxígeno y nutrientes a cada una de las células de nuestro organismo y, además, facilita también la eliminación de los desechos que se producen en los distintos tejidos de nuestro cuerpo.  Quizá recuerdes que la mayor parte de la sangre está formada por un fluido acuoso que incluye entre sus integrantes una proteína llamada plasma. Los otros componentes más destacados de la sangre son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

El corazón y sus partes

El corazón actúa como una bomba de propulsión que envía energía a las distintas partes de nuestro cuerpo. Esta bomba suele latir entre 60 y 100 veces por minuto. Con cada uno de estos latidos, nuestro corazón envía sangre a todo el cuerpo y con la sangre transporta oxígeno y nutrientes a las células. Tras distribuir este oxígeno, la sangre regresa al corazón y, desde allí, vuelve a bombearse hacia los pulmones donde se carga de oxígeno de nuevo. Y así una y otra vez.

 El corazón consta decuatro cavidades, dos en la parte superior y otras dos en la inferior:

  • El ventrículo derecho e izquierdo son los dos de la parte inferior y están diseñados para bombear sangre hacia fuera del corazón. Una pared denominada tabique interventricular separa ambos ventrículos.
  • La aurícula derecha e izquierda son las dos superiores y su función es recibir la sangre que entra en el corazón. De nuevo, una pared llamada tabique interauricular separa ambas aurículas.
  • A su vez, las aurículas están separadas de los ventrículos mediante las válvulas aurículoventriculares:
    • La válvula tricúspide separa la aurícula derecha del ventrículo derecho.
    • La válvula mitral separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo.
  • Otras dos válvulas cardíacas separan los ventrículos de los vasos sanguíneos que transportan la sangre que sale del corazón. Son la válvula pulmonar y la válvula aorta.

¿Qué es lo mejor para el corazón?

Como comentábamos, buena parte de las muertes provocadas por las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir, de acuerdo con la OMS:

  • El consumo de tabaco, una dieta deficiente y la inactividad física aumentan el riesgo de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.
  • La práctica de ejercicio físico durante al menos 30 minutos todos los días ayuda a prevenir las patologías cardiovasculares.
  • Comer al menos cinco raciones de frutas y verduras al día y limitar el consumo de sal a menos de una cucharilla al día también puede resultar de utilidad.

¿Qué alimentos son buenos para cuidar el corazón?

La Fundación Española del Corazón incluye diez alimentos saludables y con muchas propiedades beneficiosas para el corazón. Son los siguientes:

  1. Nueces. 
  2. Brócoli. 
  3. Chocolate negro. 
  4. Fresas. 
  5. Curry. 
  6. Té verde. 
  7. Aceite de oliva. 
  8. Salmón. 
  9. Cereales o semillas.
  10. Legumbres. 

¿Cómo saber si tengo algún problema de corazón?

Aunque las patologías cardiovasculares no siempre dan la cara, existen algunas señales de alerta que pueden avisarnos de la posibilidad de sufrirlas. Los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Dolor de pecho.
  • Fatiga.
  • Dificultad para respirar.
  • Debilidad general.
  • Cambios en la coloración de la piel.
  • Ansiedad.
  • Desmayos.
  • Mareos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Palpitaciones.
  • Sudoración intensa.
  • Tos o sibilancia.
  •  Inflamación en las piernas, tobillos y pies.

Muchos de estos síntomas son tan inespecíficos que pueden confundirse con otras patologías. En todo caso, cuando los síntomas son manifiestamente graves, como los siguientes, conviene avisar al teléfono de emergencias 112:

  • Si tienes dolor de pecho u otros síntomas de ataque cardíaco.
  • Si ya has padecido angina de pecho y tienes dolor de pecho que no desaparece después de 5 minutos de descanso o después de tomar la medicación.
  • Si consideras que puedes estar teniendo un ataque cardíaco.
  • Si tienes dificultad extrema para respirar.
  • Si crees que puedes haber perdido la consciencia.

Factores de riesgo cardiovascular

Llamamos factores de riesgo cardiovascular a aquellos que se asocian a una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Colesterol.
  • Diabetes.
  • Enfermedad periodontal.
  • Hipertensión.
  • Tabaquismo.
  • Herencia genética.
  • Estrés y ansiedad.
  • Sedentarismo y falta de ejercicio físico.
  • Dieta desequilibrada.
  • Obesidad.
  • Frecuencia cardíaca.

¿Cómo prevenir el riesgo cardiovascular?

Basta con tener en cuenta los factores de riesgo indicados arriba para saber que, en algunos casos, está en nuestra mano evitarlos. A modo de recomendaciones, existen varias medidas que te ayudarán a reducir el riesgo:

  • Controla tu presión arterial.
  • Mantén tus niveles de colesterol y triglicéridos bajo control.
  • Mantén un peso saludable.
  • Cuida tu dieta.
  • Haz ejercicio regularmente.
  • Modera o evita el consumo de alcohol.
  • Evita fumar.
  •  Controla el estrés y la ansiedad.
  • La diabetes duplica el riesgo de enfermedad cardiaca diabetes. Si tienes diabetes, controla tus niveles de azúcar.
  • Cuida la calidad de tu sueño.

Tensión arterial

¿Qué enfermedades afectan al sistema cardiovascular?

La mayoría de las enfermedades cardiovasculares se caracterizan porque estrechan las arterias y, de este modo, reducen la cantidad de sangre que recibe el corazón, lo que obliga a este músculo a trabajar más duramente. Estas patologías, como indicábamos al inicio,, son la primera causa de muerte en el mundo por encima del cáncer.

Principales enfermedades del sistema cardiovascular en el mundo

La Organización Mundial de la Salud apunta que más de 17 millones de personas mueren cada año en el mundo víctimas de enfermedades cardiovasculares. 

Las enfermedades cardiovasculares más conocidas y frecuentes son la insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular o ictus, hipertensión arterial, arritmia, angina de pecho e infarto.

Las cardiopatías y accidentes cerebrovasculares o ictus son, de entre todas ellas, las más letales.

Cardiopatía isquémica

La cardiopatía isquémica es la enfermedad ocasionada por la arteriosclerosis de las arterias coronarias, es decir, las encargadas de proporcionar sangre al músculo cardiaco (miocardio). La arteriosclerosis coronaria se caracteriza por el depósito de capas de grasa en las arterias coronarias, lo que dificulta este aporte de oxígeno. Esta enfermedad, que no suele dar síntomas, puede dar lugar a anginas, infartos y/o trombosis.

Accidentes cerebrovasculares o ictus

El ictus, también conocido como infarto cerebral o embolia, se produce cuando hay una rotura u obstrucción en un vaso sanguíneo, lo que reduce el flujo de sangre que llega al cerebro. De este modo, las células nerviosas no reciben oxígeno y dejan de funcionar.

Infarto agudo de miocardio

El infarto es un tipo de cardiopatía isquémica que se produce por el deterioro y la obstrucción de las arterias del corazón. Se desarrolla debido a la acumulación de placas de colesterol y lípidos en las paredes de estas arterias, lo que afecta a la cantidad de sangre que recibe el corazón.

Hipertensión arterial

La presión arterial mide la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo. Las lecturas de la presión arterial se ofrecen con dos números: presión arterial sistólica o alta y diastólica o baja. Una lectura de presión arterial normal es de 120/80. Por encima de esos valores, podemos hablar ya de hipertensión.

Insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca se caracteriza porque el músculo del corazón no bombea sangre tan bien como debería hacerlo. El estrechamiento de las arterias o la presión arterial alta pueden derivar en esta patología.

Cardiopatía congénita

La cardiopatía congénita es un problema con la estructura y el funcionamiento del corazón presente al nacer. Causa más muertes en el primer año de vida del bebé que cualquier otro defecto congénito.

Cardiopatía reumática

La cardiopatía reumática es una afección que causa daño permanente en las válvulas del corazón y que aparece después de la fiebre reumática. Esta última patología, la fiebre reumática, se produce como una respuesta de nuestro organismo a una infección de garganta o amígdalas por estreptococos.

Miocardiopatías

Es una enfermedad que debilita el miocardio y, habitualmente, ocurre cuando el corazón no puede bombear sangre o funcionar bien. La mayoría de las personas con miocardiopatía tienen además insuficiencia cardíaca.

Arritmia

Es un trastorno de la frecuencia o del ritmo cardíaco. Así, el corazón puede latir demasiado rápido, lo que se conoce como taquicardia, o demasiado lento, lo que se denomina bradicardia, o también de manera irregular.

Angina de pecho

La angina se define como un dolor o molestia en el pecho provocado por falta de irrigación sanguínea al corazón. La angina puede causar también dolor de hombros, los brazos, cuello, mandíbula o espalda.

En definitiva, el mensaje a transmitir en el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular es que prevenir las enfermedades cardiovasculares puede estar en nuestra mano si seguimos las recomendaciones: practicar deporte, cuidar la alimentación, evitar los hábitos tóxicos y, en resumen, mantener un estilo de vida saludable.