Cómo acabar con los gases intestinales

Publicado: 27 abril, 2016 - Actualizado: 4 septiembre, 2020 | 5'

Los gases son la mayor queja a nivel gastrointestinal que produce efectos negativos en nuestra salud.

¿Sabías que nuestro cuerpo genera diariamente varios litros de gases? Aunque disponemos de mecanismos suficientes para eliminar y absorber todo el gas sobrante, en ocasiones el llamado ‘Equilibrio digestivo’ puede romperse.

Antes de nada... ¿Qué son los gases intestinales y por qué se producen?

Los gases son un resultado normal de los alimentos que comemos. La mayor parte de los gases que se producen en el intestino proceden del aire que ingerimos (aerofagia). Los gases también se producen de forma natural por las bacterias de la flora intestinal durante los procesos de digestión.

Los alimentos no digeridos pasan del intestino delgado al intestino grueso. Una vez allí, las bacterias producen hidrógeno, dióxido de carbono y metano, que más tarde saldrán del cuerpo.

Las formas en que normalmente se manifiestan los gases son el meteorismo. Es entonces cuando aparecen los clásicos problemas de retención de gases como la distensión abdominal o hinchazón, los eructos, flatulencia (expulsión de gases del colon), el dolor abdominal y las contracciones espasmódicas.

La mayoría de las veces el gas no tiene olor. El olor proviene de las bacterias del intestino grueso que liberan pequeñas cantidades de gases que contienen azufre.

¿Qué síntomas presentan los gases?

La presencia de gas en el sistema digestivo es común del proceso de digestión, así como su eliminación del organismo, bien a través de eructos o flatulencias.

El dolor en la zona intestinal que presentan algunas personas no se debe a un aumento en la cantidad de gases en el intestino. Generalmente se produce si estos gases se quedan atrapados en el tracto digestivo o presentan dificultad en el avance del aire.

Entre los signos o síntomas de gases destacan:

  • Eructos y/o flatulencias.
  • Dolor, calambres o sensación de nudo en el abdomen.
  • Sensación de saciedad o presión en el abdomen (inflamación).
  • Aumento del tamaño del abdomen de forma visible (distensión).

Es importante aclarar que la expulsión de gases es normal, aunque pueda ser incómodo o embarazoso, esto rara vez puede ser un signo de algún problema grave médico.

Gases intestinales dolorosos

El aumento de los gases o del dolor que estos provocan suele producirse por el consumo de ciertos alimentos. Por tanto, cambiar hábitos en la dieta puede disminuir la presencia de gases molestos y dolor en la zona.

Algunos trastornos del sistema digestivo (como el síndrome del colon irritable o la celiaquía / enfermedad celíaca) pueden causar, entre otros signos y síntomas, un aumento de la cantidad de gases o del dolor que se produce por estos.

Comer gases

¿Qué nos causa un exceso de gases?

Por lo general, las personas producen más gases después de las comidas debido al comienzo de los movimientos intestinales para realizar la digestión. Por el contrario, se producen menos mientras dormimos.

También se traga aire al comer y beber, dando lugar a la producción de gases. Normalmente se libera el aire tragado eructando, pero lo que no se libera al eructar, va al intestino delgado o grueso, donde lo hace como flatulencia.

Además de las comidas, existen otras situaciones en las que el cuerpo es más susceptible de producir gasas. Algunas enfermedades como estreñimiento, tanto agudo como crónico, colon irritable, intolerancia a la lactosa, gastritis, úlcera gástrica o la enfermedad de Crohn también cursan con acumulación de gases.

Gases y embarazo

Los cambios en la actividad de los músculos pélvicos, que controlan el proceso de eliminar los gases, pueden desencadenar en la producción de más gases durante el embarazo.

Estos cambios también pueden deberse a cirugías que se realicen en el sistema digestivo o bien al propio envejecimiento natural del organismo.

Adapta tu dieta: ¿Qué alimentos no debo comer para evitar los gases?

Es conocido por todos que hay muchos alimentos que al comerlos, nos producen gases. Estos no producen los mismos efectos en todas las personas, algunas serán más susceptibles de producir gases al comerlos que otras.

Por lo general, se trata de ciertas legumbres, verduras, bebidas carbonatadas o gaseosas, los alimentos que más producen gases en el aparato digestivo:

  1. Legumbres como las alubias, los garbanzos y las lentejas. También las habas y los guisantes.
  2. Verduras como la col, la coliflor, las coles de Bruselas, la lechuga, el repollo, las alcachofas, los nabos, las acelgas, el pimiento, el pepino, los espárragos y las espinacas.
  3. Alimentos integrales, que aportan fibra pero que no están indicados si hay meteorismo, como cereales, arroz y pan de harina integral.
  4. Bebidas gaseosas, en especial los refrescos de cola y la cerveza. También el vino tinto.
  5. Hortalizas como las patatas, los rábanos o la cebolla cruda.
  6. Frutas como pasas, albaricoque, ciruela, plátano.

A pesar de que los alimentos con alto contenido en fibra aumentan la producción de gases, este componente es esencial para el buen funcionamiento del sistema digestivo y los niveles de azúcar en sangre.

¿Qué hacer para eliminar los gases?

Si se padece malestar por la existencia de gran cantidad de gases intestinales, se puede comenzar por mejorar la dieta y evitar los alimentos más problemáticos anteriormente descritos para facilitar su expulsión.

Se recomienda también beber mucha agua y evitar las bebidas gaseosas y productos lácteos si se tiene intolerancia a la lactosa o no se digiere bien.

Es importante acudir al médico de atención primaria si los gases o los dolores persisten durante varios días, si se vuelven muy intensos, o si no se expulsan los gases de forma natural.

Recomendaciones generales para evitar los gases

Cambiar ciertos hábitos en el día a día puede contribuir a reducir la formación de gases intestinales como:

  • Comer despacio, masticando bien los alimentos antes de tragarlos y no hablar mientras se come.
  • Ingerir poca cantidad de líquido durante las comidas y elegir bebidas sin gas.
  • Dar un pequeño paseo tras las comidas.
  • Evitar beber directamente de la botella o beber con pajita.
  • Evitar mascar chicle y chupar caramelos.
  • Llevar una dieta equilibrada, baja en grasa y en carbohidratos.
  • Fumar también puede dar lugar a la formación de gases al inhalar y tragar aire a la vez que el humo.

Cómo expulsar los gases

Normalmente, una persona se deshace de los gases a través de la boca (en forma de eructos) o a través del ano (flatulencias) alrededor de unas 20 veces al día.

Los eructos se producen normalmente porque existe un exceso de aire que expulsa desde el tracto digestivo. La mayoría de los eructos vienen derivados por tragar aire en exceso, que en raras ocasiones llega al estómago.

Por otra parte, las flatulencias se dan por la acumulación de gases en el intestino. Estos se producen habitualmente causados por la digestión o la fermentación de alimentos no digeridos. También se producen cuando el aparato digestivo es incapaz de descomponer algunos alimentos.



DESCUBRE EL CATÁLOGO DE PRODUCTOS MARNYS