Unimos naturaleza y ciencia para cuidarte

Defensas

La exclusiva selección de ingredientes de los productos de MARNYS® de origen natural permiten que puedas aportar a tus procesos de defensa un plus en situaciones extraordinarias.

Nuestro cuerpo está constantemente sometido a diferentes agentes químicos, biológicos (bacterias, virus, hongos), estímulos, agresiones, entre otros. Así, nuestro sistema inmune es el “vigilante de nuestra salud”, de allí radica la importancia de mantenerlo en buen estado de funcionamiento.

Sistema inmunológico

Hongos

Sistema inmune y defensas

El sistema inmunológico o sistema inmunitario contribuye al mantenimiento de la integridad del individuo eliminando sustancias extrañas o agentes infecciosos a los que está expuesto. Así mismo, tiene capacidad de poder distinguir entre las células normales sanas y las no sanas y reconocer las señales de “peligro” que pueden afectar al cuerpo.

Los virus, por ejemplo, se pueden transmitir por vía aérea, por contacto con secreciones o por el agua, entre otras formas. El sistema inmunológico detecta este virus, activando toda su “maquinaria” para impedir su paso y preparar al cuerpo para el combate y la recuperación.

Es un sistema tan complejo como el sistema nervioso, por lo que su óptimo estado es clave para una efectiva vigilancia y acción frente a agresiones externas. El sistema inmunológico está presente tanto en el exterior de nuestro cuerpo como en la piel o nuestras lágrimas, así como en nuestro interior. Allí se encuentra en células, como los glóbulos blancos, y en forma de órganos formadores de elementos de defensa como las amígdalas, el bazo, nodos linfáticos y toda la mucosa que recubre nuestras vías digestivas.

¿Cómo mantener las defensas?

La estrecha relación entre nutrición e inmunidad es un fenómeno clave y muy complejo. Los alimentos y sus nutrientes, son fundamentales en el desarrollo y preservación del sistema inmune. Por ello, cualquier desequilibrio nutricional afectará en alguna medida la competencia del sistema inmune.

Así, una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras es esencial para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico y su reacción ante los diversos agentes infecciosos externos como virus o bacterias. También, se puede contribuir a mantener sus niveles con la ingesta de complementos alimenticios durante determinadas épocas extraordinarias donde le exigimos más a nuestro cuerpo.

Además de la alimentación, se recomienda mantener un estilo de vida activo y mantener un peso saludable, así como evitar sustancias nocivas para el organismo como el tabaco o el alcohol. También es importante dormir adecuadamente siguiendo un horario regular y minimizar el estrés.

 SEGUIR LEYENDO

Club #BeMarnys #BeMarnys