DIETA

Omega 3: EPA y DHA

Específicamente los ácidos grasos denominados Omega 3, tales como el DHA (Ácido Docosahexaenoico) y EPA (Ácido Eicosapentaenoico) son indispensables para el buen funcionamiento orgánico. Por ejemplo, el ácido graso DHA es un nutriente esencial en el cerebro y en la retina, que requieren altas concentraciones de DHA para proporcionar un rendimiento mental y visual óptimo.

Un aporte adecuado de ácidos grasos esenciales en niños y adultos ayuda a prevenir estados carenciales y enfermedades crónicas

Embarazo
Lactancia
Crecimiento

¿Cómo obtenemos ácidos grasos para nuestro organismo?

Las pautas dietéticas de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) y la Asociación Americana del Corazón recomiendan ingerir entre 250-500 mg de EPA + DHA por día. Sin embargo, el cuerpo humano es incapaz de sintetizar estos ácidos grasos poliinsaturados esenciales y, en consecuencia, dependemos principalmente de nuestra dieta y como complemento de los suplementos para obtenerlos.

Las principales fuentes dietéticas vegetales de ácidos grasos esenciales son: para el Ácido Linoleico (AL), los cereales (como el sésamo), la mayor parte de los aceites vegetales como girasol, saffola y maíz; y para el Ácido Alfa-Linolénico (ALN) el aceite de canola, aceite de linaza, aceites de semilla de linaza y colza, nueces (como las nueces de macadamia) y verduras de hoja verde como la verdolaga.

Los pescados grasos, ricos en ácidos grasos poliinsaturados Omega 3, además de una excelente fuente de proteínas y minerales, se presentan como alimento de referencia en las dietas cardiosaludables.

Omegas

Suscríbete a nuestras newsletters para recibir las últimas noticias